Punto de Encuentro

EL “FORO DE SAO PAULO”: UNA ORGANIZACIÓN POLÍTICO-DELICTIVA TRANSNACIONAL

 

Art. 2 : "grupo delictivo organizado" a "un grupo estructurado

de tres o más personas que exista

durante cierto tiempo y que actúe concertadamente

con el propósito de cometer uno o más delitos graves o tipificados

con arreglo a la presente Convención

con miras a obtener, directa o indirectamente,

un beneficio económico u otro beneficio de orden material";

Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada  Transnacional

 

En términos  generales, la Política es “la actividad, en virtud de la cual una sociedad libre, compuesta por personas libres, resuelve los problemas que le plantea su convivencia colectiva. Es un quehacer ordenado al bien común[1]. Es decir, la Política es la forma como los diversos grupos e intereses sociales interactúan, cada uno desde su punto de vista y reconociendo la diversidad y legitimidad del otro, para darle a la sociedad una forma de gobierno, de resolución de problemas y de ejercicio del poder, a fin que se protejan los derechos de todos, se cuide el “Bien Común” y se genere bienestar general, especialmente para los que se encuentren en situaciones más vulnerables.

Es claro entonces que la Política es una función esencial para la convivencia democrática de una sociedad. Es una función noble y necesaria. Desde esta perspectiva, la Política es el escenario para servir y contribuir con tu sociedad en hacerla mejor y en generar valor social para todos. La Política tiene entonces en mandato ético y social muy profundo.

El Foro de Sao Paulo se fundó en 1990 como una respuesta de la izquierda latinoamericana para repensar el socialismo después de la caída del Muro de Berlín. Fundado por el Partido de los Trabajadores (PT) bajo el mando de Luis Ignacio Lula Da Silva (Lula), generó mucha influencia política en las organizaciones políticas de izquierda en el continente.

Nacido con un propósito de justicia social y de un humanismo radical, el Foro de Sao Paulo se convirtió en el espacio de apoyo y coordinación a varios regímenes populistas de izquierda que accedieron al poder mediante elecciones y que –una vez en el poder- modificaron las reglas democráticas para quedarse mediante el establecimiento de regímenes cada vez más autoritarios. Ahí están los sucesivos Gobiernos de Chávez, de Correa, de Evo, de Ortega. Poco a poco el Foro de Sao Paulo fue perdiendo su inicial impronta democrática.

Pero el acceso al poder en Brasil y en varios países de la región, generó una situación nueva para la izquierda radical y comunista latinoamericana: el acceso a los fondos públicos y las posibilidades de influir en los intereses comerciales de muchas empresas y trasnacionales privadas. En pocas palabras: el acceso al dinero.

Contra sus proclamas políticas e ideológicas, e incluso contra la propia historia política personal de muchos de los dirigentes del Foro (la gran mayoría ex Guerrilleros que habían hecho de su compromiso ético con las mayorías desamparadas, su principal activo y valor político), los valores políticos y morales de los Dirigentes del Foro de Sao Paulo y de la gran mayoría de la izquierda comunista y socialista latinoamericana, se desvanecieron por arte de magia frente al olor del dinero y la corrupción([2]).

Los guerrilleros de antes se transformaron en los lobistas y corruptos de ahora. El Presidente Lula –en esa época- estableció una coordinación política empresarial con Marcelo Odebrecht y otras empresas constructoras brasileras transnacionales, para conseguir dos propósitos:

  • Influir directa y de forma clandestina en la elección de gobiernos en los países de la región, mediante el financiamiento ilegal de las campañas y la intervención pública de testaferros políticos (Favre)
  • Mediante sobornos y coimas, lograr que esos Gobiernos amigos elegidos, den a las empresas brasileras contratos sobre valorados, esquilmando y robando los pocos recursos públicos de esos países.

Atrás quedaron los principios, la revolución socialista y democrática, los pobres del campo y la ciudad, los obreros, los marginados. La dirigencia del PT y del Foro de Sao Paulo cambió principios por coimas, valores socialistas por sobornos, revolución por comisiones. El impacto negativo en la política y la cultura en la sociedad latinoamericana es incalculable.

En este punto es importante señalar que no se trató de una acción particular, no se trató de un dirigente aislado, no se trató de una coima clandestina. No. Lula y Odebrecht organizaron un entramado político-empresarial para constituir Gobiernos y contratos públicos corruptos con constructoras brasileras. La simbiosis empresarial-política es fundamental para comprender la esencia de este “grupo delictivo organizado”, tal como lo define la “Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada  Transnacional”.

 

Para terminar, sólo algunos detalles de historia política peruana sobre la influencia brasilera política en el Perú. ¿Saben qué político peruano presentó Ollanta Humala a Lula da Silva?: Javier Diez Canseco

¿Saben quién participó en muchas reuniones del Foro de Sao Paulo por influencia de Diez Canseco?: Nadine Heredia

¿Saben ante quién se quejó el PS para que Javier Diez Canseco sea incluido en la lista al Congreso del PNP de los Humala-Heredia?: el PT del Brasil ([3]).

 

François Novaro.

Abogado y Analista Político

 

 



[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Pol%C3%ADtica

[2] Debemos excluir de este grupo y hacer mención especial a José Mujica, el Presidente de izquierda de Uruguay, quién –por el contrario- dio a su país, a la región y a la izquierda latinoamericana, una lección de entereza moral, de consecuencia en sus valores y estilo de vida, y una visión de la política como servicio a los más necesitados.

[3] http://elcomercio.pe/politica/actualidad/plaga-brasil-humala-se-torcieron-lula-noticia-1964038

 

 

NOTICIAS MAS LEIDAS