Punto de Encuentro

APUNTE DOCTRINARIO 3

Siguiendo el desarrollo de las reflexiones doctrinarias anteriores realizadas desde una y para una perspectiva ideológica Aprista, compartimos esta tercera entrega. La tesis central de este conjunto de escritos es impulsar que el PAP abandone su autodefinición como Partido de “Izquierda” para definirse modernamente, y de acuerdo a los tiempos, como un partido de Centro Progresista. Debemos dejar de ser de “Izquierda”, habida cuenta de los millones de muertos, Gulags, dictaduras y gobiernos fantoches bajo las banderas de “La Izquierda” (como el de Chávez y  Maduro en Venezuela, por ejemplo).

En el primer artículo afirmábamos con evidencia, que el PSOE avanzó programática y políticamente al abandonar el Marxismo. Proponemos que el Aprismo debe hacer lo propio con el remolón concepto de “izquierda” por la fuerza de los hechos históricos sucedidos en el mundo.

En el segundo artículo mostramos evidencia en la historia de las posiciones que asumió el APRA, bajo la conducción en vida de Víctor Raúl Haya de la Torre: fuerte diferenciación de Fidel Castro y su opresivo régimen comunista, deslinde desde siempre de la Rusia Soviética y la III Internacional. Ya en los años 80, el genocida grupo terrorista de Sendero Luminoso, demuestran que el Aprismo ya no tiene porqué cargar con un concepto como el de “Izquierda” podrido de sangre del pueblo, putrefacto moralmente y asesino de todas las libertades. El Aprismo es la Social Democracia histórica peruana. Indoamericana diría Haya, pero nunca un representante histórico de la Izquierda.

Dicho y recapitulados los principales conceptos, constatamos que nuestro país está situado entre el divisionismo político y la polaridad extrema. Ese es el escenario del debate. Un debate sin rumbo si es que no hay una definición doctrinaria clara. Los neo partidos peruanos son, o carrozas electorales, o compradores de votos con dinero. Por ello es necesario, antes que nada, asentar nuestro ideario. El adoctrinado no se vende, el independiente es libre de servir al bolsillo más gordo aunque le llamen “servir a la patria”. Los Apristas somos dependientes de un ideal.

Doctrinariamente, y con claros ejemplos, sostenemos la necesidad para el Aprismo de realizar un alejamiento frontal de toda izquierda y conformar un frente de convergencia democrático y social. La renuncia al marxismo como ideario político y la aceptación de la economía de mercado como realidad existente en la socialdemocracia alemana, la PerestroikaconMijaíl Gorbachov, la renuncia al marxismo por el PSOE,con Felipe González como líder, hasta llegar a “El Hombre Rebelde” de Albert Camus lo sustentan.

Como lectores de Haya,afirmamos que es posible luchar por la igualdad sin sacrificar la libertad. El marxismo y las ideas de izquierda, las ideas revolucionarias, de oposición al statu quo, devenían legítimamente de una necesidad de acercamiento al desvalido, a los hombres sin voz. Pero los Apristas nunca sacrificamos la libertad en ese empeño por defender a los más pobres y excluidos. Culturalmente el Aprismo es de ADN Anarquista. Por ello, para los Proudhonianos como nosotros,hay que defender “la libertad ilimitada del hombre y del ciudadano, salvo el respeto de las otras libertades”. Como dice Hugo García Salvatecci en su libro donde cita a Touchard autor de “Historia de las Ideas Políticas” (p.436), Proudhon termina exclamando: “Al despotismo de la voluntad sucederá, al fin, el reino de la razón (Pierre – Joseph Proudhon en ¿Qué es la propiedad? p. 246). El autor Francés citado no se propuso sacrificar ni la libertad a la igualdad, ni la igualdad a la libertad, devolviendo todo su sentido al viejo lema de la Revolución Francesa resultando el equilibrio entre la libertad y la igualdad solo realizable mediante la solidaridad realmente fraterna. (1)

Los seguidores de Stalin, de Castro, de Maduro no lo entienden. Los que amamos la libertad, si, por eso también, se justifica el alejamiento, en el Siglo XXI, de toda Izquierda.

El aún vigente método Hegeliano, que Haya de la Torre explicaba así: tiene su “ancestro en Heráclito de Éfeso. Nada permanece, todo deviene, decía el formidable pensador Griego”. “Todo concepto siendo limitado lleva en si su negación, pero la negación da origen a un nuevo elemento positivo. Se niega solo el contenido limitado; la negación  significa que entra en vigor un nuevo concepto. Todo concepto propuesto se niega luego estableciendo la unidad de las antonomías, para llegar a la unidad superior que comprende a la vez la posición y la negación, tesis y antítesis… (Posición – negación – unidad superior / tesis – antítesis - síntesis)”. (2)

Por eso, aunque parezca simplista, estamos convencidos que, negando al fujimorismo y al izquierdismo comunista en todas sus formas, se dan las bases para construir un Aprismo Social Demócrata renovado.

Francois Novaro

Abogado y Analista Político

(1)    El APRA entre dos Orillas. Ochenta Años de Aprismo. Hugo García Salvatecci, Fondo Editorial Universidad Alas Peruanas. Primera Edición: febrero 2009. Pag. 289.

(2)    Víctor Raúl Haya de la Torre. Obras Completas. Tomo 1. Editorial Juan Mejía Baca. Tercera Edición. 1984. P. 162.

 

NOTICIAS MAS LEIDAS