¡No me defiendas compadre!

Ante el exceso de algunas autoridades encargadas de la defensa del consumidor, la inocuidad alimentaria e incluso el etiquetado, tendríamos que decirles ¡NO ME DEFIENDAS COMPADRE!

A las demasías controlistas observadas en los casi centenarios productos “GLORIA”, como en el delicioso “SUBLIME”, no sería de extrañar que tales autoridades propongan prohibir las computadoras de marca APPLE, porque nada tienen que ver con la manzana que es bien agrícola.

Los fabricantes de Inca Kola deben estar preocupados, pues en este Siglo XXI no van a encontrar ningún Inca, ni siquiera en el Cuzco.

A su vez quienes elaboran la Kola Escocesa andan buscando alguna falda a cuadros y una sonora gaita, puesto que la bebida tiene que estar graficada según su denominación.

Ni que decir del jabón y detergente Bolívar, ya que no encuentran al Libertador cuyos restos reposan en el extranjero y ni siquiera un uniforme o espada, pues están en museos.

Si se tratara de galletas Tentación, nos inhibimos mejor de buscar cualquier imagen para no afectar susceptibilidades, lo que también sucedería con conocida bebida energizante que se publicita como hacedora del vigor para el hedonismo. (No me atrevo a poner placer).

Hay una golosina de nombre Cañonazo, y me dicen que precavidos ante cualquier notificación de INDECOPI andan buscando por Palacio de Gobierno que algún cañón se dispare para grabar el sonido que lo acompaña. Los confundieron con lobistas.

También ha llegado a nuestros oídos que el fabricante del suavizante de ropa Amor, va a convocar a su directorio y junta de accionistas en simultáneo, para disponer se investigue como un sentimiento podría estar graficado en la etiqueta y en la publicidad del producto.

Se señala que los productores del detergente Patito andan angustiados, pues el costo del mismo se encarecería hasta el cielo para hacer que al abrir el empaque se escuche “cua cua; cua cua”. Y si de Cielo se trata, la familia Añaños que lo fabrica, buscaría un colorante celeste, que le dé la tonalidad al agua, pese a que ella debe ser cristalina.

Para las gomas Parisinas, el asunto sería más grave, pues la ciudad de Paris les querría cobrar regalías por la imagen de la Torre de Eiffel, y ello haría que el precio fuera tan alto que pudiera salir de las posibilidades del bolsillo de sus consumidores.

Los editores del diario “La Razón” nos expresan que andan perturbados, pues no encuentran como materializar, o identificar, o simplemente conseguir una imagen conveniente. Acudieron a la lectura del periódico y quedaron más confundidos. (No se piquen, es broma).

Lo que si llegó al paroxismo es la reacción de nuestro buen amigo Patipo Alcorta, cuando le dijeron que tenía que mostrar a las brujas de Cachiche y si no, tendría que cambiar de nombre al excelente restaurante. No les cuento más, solo imaginen la respuesta de Patipo.

Creo que si, habría que buscar una marca para los genios de defensa del consumidor, sería GANSO.

 




Martes 05 de Setiembre de 2017

Hasta el cansancio, los conocedores de la acción terrorista, como por ejemplo Luis Giampietri, Carlos Tubino, Marco Miyashiro, Héctor John...

Lunes 18 de Setiembre de 2017

VRAEM es la sigla del Valle de los Ríos Apurimac, Ene y Mantaro, inicialmente conocido como VRAE y a quien...